Abaigar-Jazz-Lezkairu-paneles-fotovoltaicos-fachada-2-blog
21 septiembre, 2018·Construcción

Cómo logramos la máxima eficiencia energética

Si estás al día de las promociones de Abaigar o te encuentras en búsqueda de nueva vivienda, sabrás que la certificación energética es uno de los aspectos que más se destaca hoy en edificación residencial.

Por una parte, la búsqueda de la mejor acreditación energética (A, AA o AAA) obedece a una exigencia de la normativa de construcción. La Administración Pública, ya desde la Unión Europea, exige que todos los recursos y equipamientos que usa la sociedad moderna tiendan a conseguir la mayor eficiencia posible. Los hogares tienen mucho que decir en este aspecto, ya que en ellos se consume mucha energía, tanto de forma pasiva, con la ventilación, como a través de los electrodomésticos y otros equipos.

Por otro lado, cada vez somos más conscientes de la importancia de llevar una vida sostenible, tanto por motivos económicos (todos queremos pagar menos en la factura de la luz o del gas) como por compromiso medioambiental.

En Abaigar sabemos que debemos dar relevancia a esta cuestión para cumplir con la normativa y las tendencias sociales y, sobre todo, para demostrar a nuestros clientes que construimos viviendas con un claro compromiso con la eficiencia energética.

De hecho, la inmensa mayoría de nuestras promociones alcanzan como mínimo el grado A, y cada vez son más las que ostentan calificaciones superiores. Y no solo las del segmento premium, sino también las VPO, como puedes comprobar, por ejemplo, en StartUp Ripagaina, que ha logrado una Triple A, gracias a que su demanda de calefacción es solo de 11,21 kWh/m2año.

¿Cómo logramos estas certificaciones?

La eficiencia requiere una concepción integral de la vivienda, desde los aislamientos de la fachada hasta la incorporación de determinados equipos. La adecuada combinación de elementos permite reducir el gasto y hacer un uso efectivo de la energía. Vamos a repasar algunos de ellos.

En primer lugar, las edificaciones deben tener una envolvente que permita un óptimo nivel de aislamiento térmico y acústico. Para ello, se utiliza un sistema continuo en las fachadas que evite puentes térmicos y acústicos, tanto en los muros como en las ventanas. La famosa expresión rotura de puente térmico que se menciona en las memorias de calidades de las viviendas se refiere precisamente a esto: hay que evitar rupturas en la envolvente que faciliten las entradas y salidas de frío y calor, dicho en términos sencillos.

Abaigar-fachada-con-aislamiento-continuo-2

SISTEMA DE AISLAMIENTO CONTINUO EN FACHADA

Estos aislamientos se aplican también en suelos, techos y tabiques interiores para asegurar que las pérdidas de confort sean mínimas y que la vivienda se mantenga confortable en cualquier estación.

Las ventanas constituyen igualmente un elemento crítico para la eficiencia. En ellas se aplica asimismo el principio de rotura de puente térmico y llevan doble acristalamiento para que en el hueco entre los cristales se inserten gases que ayudan a mitigar los efectos del frío o el calor. Incluso, hasta las cajas de las persianas cuenta también con material aislante para evitar las fugas.

COLOCACIÓN DE VENTANA DE ALTAS PRESTACIONES

Junto a estos elementos pasivos, es habitual añadir dispositivos de gestión energética que contribuyan activamente a preservar un ambiente acogedor en el hogar. Por ejemplo, se instalan con más frecuencia sistemas de ventilación con recuperadores de calor.

Es decir, en vez de ventilar la vivienda abriendo y cerrando ventanas (lo que ocasiona grandes pérdidas de energía), se utiliza un proceso de ventilación mecánica regular a través un equipo que intercambia el frío o el calor del aire interior de la vivienda con el del aire exterior.

En dicho intercambio no se mezclan. De esta forma, se consigue pretratar (precalentar o preenfriar) el aire exterior y por lo tanto reducir el consumo energético.. Además, dispone de filtros que reducen el nivel de contaminantes y mejoran la calidad del fluido.

Otro apartado relevante para la gestión eficiente de la energía es el de la utilización de recursos renovables. La ley exige que todos los inmuebles residenciales deben atender como mínimo el 30% de la demanda de Agua Caliente Sanitaria (ACS) a través de energías limpias.

Habitualmente, esta exigencia se cubre mediante paneles solares que se colocan en las azoteas. En algún caso, como en nuestra promoción Jazz Lezkairu, los paneles fotovoltaicos van en la fachada. Es una solución novedosa, de las primeras de nuestro país en aplicarse a una construcción residencial.

Otra opción a esta necesidad es el uso de la aerotermia, un sistema que aprovecha la energía contenida en el aire que nos rodea de forma natural. Se utiliza, entre otras funciones, para proporcionar agua caliente sanitaria sin necesidad de recurrir a equipos adicionales.

Como puedes ver, detrás de una A se ocultan muchas soluciones innovadoras que pueden no parecer tan relevantes al comprar una casa como la ubicación, la fisonomía del edificio, la distribución, la carpintería, el mobiliario de cocina o el tipo de pavimento.

Sin embargo, su papel es esencial en la vida útil de un hogar y en el confort de quienes viven en ella. Tenlo en cuenta cuando busques tu nueva casa.


Share to Facebook Share to Facebook Share to Facebook Share to Facebook